La planificación de los exámenes puede ser un momento difícil y estresante

La planificación de los exámenes puede ser un momento difícil y estresante. Sin embargo, sabemos en MTA que los exámenes son un asunto serio y requieren de una buena preparación. Al igual que un atleta olímpico no puede aspirar a ganar sin una amplia preparación, no se puede esperar obtener resultados óptimos en un examen con el mínimo esfuerzo de última hora.

Esta es la razón por la cual en MTA hemos resumido nuestros 5 consejos para que puedas alcanzar tu meta.

PROGRAMAR LA AGENDA DE MANERA EFICAZ.

Judith 1

Gestionar el tiempo ayuda a tomar el control de carga de trabajo de estudio y puede lograr más, con menos estrés.

Estudiar durante el año. Los exámenes de cada trimestre y los finales globales miden la capacidad de comprender y recordar la información que se enseñó durante el curso el curso escolar. Esto significa que hay que estudiar un gran contenido de cada materia. Creando un horario de estudio para todo el año, se puede conseguir estar muy bien preparado y obtener un óptimo resultado. Por otro lado, si se pierde el tiempo y esperas a ponerte al día en unos pocos días o noches, no sólo te crearás una presión psicológica extrema, sino que también terminarás consiguiendo unas notas más bajas de lo que en realidad eres capaz de conseguir.

Evitar empollar. El término se refiere a abarrotar el cerebro de un montón de información en un período muy corto de tiempo. Si se siguen las estrategias mencionadas en esta página web; estudiar, repasar información importante, aprender el vocabulario clave y los temas más importantes, durante un largo periodo de tiempo ayuda a retener mejor la información y a ser capaz de demostrarlo el día de los exámenes.

Desarrollar un plan de estudio específico pocas semanas antes del examen. Lo primero es sentarse y estimar la cantidad de tiempo que tiene que dedicar a preparar cada examen en particular.

Hacer una lista de todas las materias. Dividir la cantidad de temas que se necesita cubrir por cada asignatura entre el número de días. Averiguar cuántas horas tiene que dedicar a cada asignatura y tema. Dar prioridad, el elemento que se crea que llevará más tiempo se prioriza el primero de la lista.

Averiguar las fechas de examen lo antes posible y programarlas en la agenda con antelación. Reducir al mínimo las distracciones, eventos sociales y mantener las prioridades claras. Reprogramar las actividades sociales en torno al horario de estudio y no al revés.

Cumple con tu programación, sea cual sea.

ORGANIZAR LA MATERIA DE ESTUDIO.

Judith 2

Tener todos los apuntes, exámenes y libros de texto en un solo lugar para ahorrar tiempo. Retirar aquellos libros, papeles y cualquier elemento innecesario del área de estudio, ya que podría distraer.

¿Sabías que uno de los mejores métodos para retener información y poner a prueba tu conocimiento es reorganizar el material de estudio? Retendrás más si reestructuras el material de una manera que tenga sentido para ti.

Las anotaciones en tarjetas son una gran idea por su versatilidad. Crear estas tarjetas con anotaciones, por un lado cada concepto o idea que se está estudiando y por el otro lado escribir posibles preguntas o problemas que puedan salir en el examen.

Mapa conceptual. Es una técnica sencilla y eficaz de preparación. Puede exponer las lagunas que podamos tener en conocimiento y mostrará cómo encajarlo todo. Es una ayuda visual fantástica de repaso y estudio, donde cada tema se puede condensar en una sola página.

Usa tu libro de texto de manera inteligente. Los libros de texto de hoy en día están diseñados para ayudarte a preparar el examen. Presta atención a los títulos y subtítulos, secciones destacadas, términos y definiciones clave, y preguntas de repaso. Están diseñados para llamar la atención sobre los elementos más importantes que debes saber

ENTENDER EL FORMATO DEL EXAMEN Y PRACTICAR

Judith 3

Asegúrate de saber todo lo que hay que saber sobre el formato del próximo examen: la duración, el estilo (objetivo/subjetivo, o ambos) y qué secciones valen más puntos.

Practicar mucho. Después de revisar, pasar la mayor parte del tiempo en actividades de alto rendimiento ponen a prueba la memoria. Esto se puede hacer mediante el uso de mapas mentales, tarjetas, dispositivos mnemotécnicos, diagramas, canciones o presentaciones. También se podría tratar de enseñar a alguien más el material; que es una gran manera de comprobar lo que se sabe, entenderlo y recordarlo.

Utilizar exámenes de años anteriores nos ayuda a desarrollar una técnica de examen, entender nuestros puntos débiles de aprendizaje y a enfocar hacia donde tenemos que dirigir el estudio.

Revisar periódicamente. Establecer un calendario que permita revisar una y otra vez es lo ideal. Esto ayuda a descubrir en que debemos dedicar más tiempo y que es lo que nos resulta más fácil.

Repasa, repasa y repasa.

IDENTIFICA TU ESTILO APRENDIZAJE

Judith 6  Judith 4

 

 

 

 

En MTA tenemos pasión por saber tu estilo de aprendizaje.

Recomendamos hacer una prueba sobre tu estilo de aprendizaje para saber si eres visual, auditivo o kinestésico. Esto es una pieza clave para el conocimiento y puede hacer que tu tiempo de estudio sea más eficaz. Recuerda que tu estilo de aprendizaje puede ser muy diferente del de tus amigos y familia.

Adaptar el método de estudio al propio estilo natural, permitirá obtener grandes resultados en menos tiempo.

CREA UN AMBIENTE DE ESTUDIO PRODICTIVO 

Judith 5

Decide donde trabajarás mejor. Asegúrate de reducir al mínimo las distracciones pidiéndole a tu familia que no te moleste y mantente alejado de la televisión.

Ordena tu escritorio. Retira todas aquellas cosas que sean innecesarias para el estudio y quédate con aquellas que te sean de ayuda.

Siéntete cómodo/a pero atento/a. Intenta crear tu espacio de estudio en un escritorio. El sofá o la cama, pueden resultar cómodos, pero puede que termines echando una cabezada en lugar de estudiar.

Ten el material escolar a mano. Asegúrate que lo tienes todo: una regla, lápices, bolis, subrayadores, sacapuntas, papel, gomas, grapadora, etc.

Elimina distracciones. No importa donde estés, si necesitas hacer algo, el mejor lugar para hacerlo es aquel que menos distracciones te lleve.

Música. La música puede ser una Buena manera de empezar, hay un gran potencial rítmico por ahí que está perfectamente alineado con la frecuencia de resonancia de la mente.

Deshazte del teléfono, Skype, Twitter o Facebook. Si no estás utilizando estas herramientas como componente clave para tu trabajo... ¿has contado las veces que compruebas las actualizaciones de tu WhatsApp, Facebook o el Twitter de Lindsay Lohan?

Horario de comidas y descansos... ¡cíñete a ellas! Es muy fácil ir a comer algo y distraerte con otras cosas mientras. Céntrate en la tarea y toma los descansos en los tiempos recomendados.

Actitud correcta = Listo/a para lo que venga. Eres firme, decidido/a y capaz. Una buena actitud te puede llevar a una multitud de retos en la vida. La creación de un entorno productivo puede parecer ahora como una tarea casi imposible, pero prometo que la creación de estos buenos hábitos, son tan fáciles como crear los malos - es sólo una cuestión de autodisciplina.